Dënver regresó a CDMX en una noche emotiva y bailable

Dënver volvió a la Ciudad de México y nos recordó el amor por el indie pop chileno.

En marzo anunciaron sus presentaciones en México después de dar conciertos en Chile y una pausa indefinida a partir de 2018. La noticia emocionó tanto a sus fans que dos días antes del concierto en CDMX se agotaron los boletos.

La cita fue en el Lunario del Auditorio Nacional, venue más grande que el Pasagüero, lugar donde tocaron en su visita anterior en 2016. La gente llegó desde antes de las 6:00pm para estar cerca del escenario y comprar merch oficial y no oficial.

Dënver  en el escenario del Lunario CDMX
Foto: Ireri Marroquín

La banda que abrió el show fue Budaya en su versión DJ set. Este dúo electrónico originario de León, Guanajuato empezó a crear el ambiente bailable, aunque el público se resistía. Maya y Tulio estrenaron remixes de sus rolas como “Volcán” y también mezclas con clásicos como “Synchronize” de Discodeine ft. Jarvis Cocker.

Dënver salió al escenario minutos después de las 7:00pm. Las notas de “Las fuerzas” empezaron a sonar y el público estalló en gritos de emoción. La complicidad de Mariana y Milton es indiscutible, entre miradas, sonrisas y coreografías se les veía felices de volver a tocar en vivo.

Mariana y Milton frentre a frente
Foto: Ireri Marroquín

“Una canción que nos hace falta con este calor”, dijo Mariana Montenegro antes de cantar “Las Olas”, seguida de “En medio de una fiesta” donde Milton pidió encender las lámparas de los celulares para dar un toque mágico al recinto.

Mariana se caracteriza por alcanzar las notas con su voz y sus movimientos que demuestran lo mucho que disfruta la música. “La siguiente canción es para que nos sintamos sexis”, refiriéndose a “Mi derrota”. Después de la primera estrofa, Milton soltó una sonrisa y un gesto a su amiga, quien respondió “¿Me equivoqué? La estoy cantando al revés” entre risas; un momento gracioso que hace notar que la banda chilena llevaba años sin estar en los escenarios, pero lo tomaron con el mejor humor. Para continuar con el mood sensual, la vocalista bailó la coreografía de “Mai Lob” entre luces moradas y mostrando seguridad en cada uno de sus movimientos y en su voz.

Milton tomó el micrófono para interactuar con el público: “Le tenemos mucho cariño a México y por eso hicimos aquí el video de esta canción”. Además, mencionó que hay una persona que los inspiró mucho y cumplía años ese mismo día: la escritora Elena Poniatowska. La rola fue “El fondo del barro”, coreada por los asistentes sin dejar de bailar.

Milton tocando la guitarra
Foto: Ireri Marroquín

De nuevo, Milton lleno de euforia hizo una pausa para decir que “Diane Keaton” es uno de sus tracks favoritos para tocar en vivo. No fue tal como la conocemos, sino en bossa nova; no quedo a deber nada a la versión de estudio. En este momento presentaron a los tres músicos que los acompañaban, chilenos y mexicanos, con quienes mantenían una conexión al momento de tocar.

Nuestro corazón estaba en un momento de vulnerabilidad que aumentó cuando Mariana Montenegro dijo que “Miedo a toparme contigo” la escribieron cuando alguien le rompió el corazón. Es de las canciones clásicas de la banda y una de las más coreadas de la noche, donde varios asistentes dejaron caer un par de lágrimas.

La complicidad de Dënver con el público mexicano crecía cada vez. Dedicaron “Lo que quieras” a una pareja que se comprometió haciendo el ambiente aun más sensible y cursi. “Hace falta Sangre Cita”, comentó Milton mientras sonaban los primeros acordes de “Los Vampiros” para hacer estallar de nuevo en bailes el recinto.

Llegó el momento del encore. Mariana subió al escenario una vez más. Como solista en el piano, tocó y canto Feedback, rola que no tenían planeada en el setlist pero fue una petición de los fans por redes sociales. El mood sensible se mantuvo con “Los Bikers”, dedicada al mexicano Enrique Coyotzi, uno de los primeros en escuchar a Dënver y apoyarlos.

Mariana Montenegro como solista en Feedback
Foto: Ireri Marroquín

El concierto llegaba a su fin y los ánimos se elevaron una vez más. “Tenemos sorpresas para ustedes” y lanzaron pelotas de tenis autografiadas al público previo a “Los adolescentes”. La última canción de la noche fue “Revista de gimnasia”, sencillo que con su versión remasterizada trajo de regreso a Dënver a la escena musical.

“Nos vamos con el corazón extra lleno”, dijo Mari para despedirse. Por su parte, Milton expresó que estaba asimilando muchas cosas, como el cariño que México les tiene, el soldout y la fiesta que se creó.

El regreso de Dënver a México estuvo lleno de emociones, sensibilidad y recuerdos que nos conectaron con nuestra juventud o adolescencia. Nos regalaron una noche que recorrió su trayectoria discográfica desde el Totoral, Música, Gramática, Gimansia, y Sangre Cita hasta la edición deluxe del Fuera de Campo. Esperamos que la complicidad que se mantuvo en todo el show les motive a regresar pronto y reencontrarnos.

Dënver  en el escenario del Lunario CDMX despidiéndose después del concierto
Foto: Ireri Marroquín

more insights

Cartelera Hipnosis

Hipnosis tiene agendados varios conciertos y psicodelia para este año. Los Pirañas, Wild Nothing y su séptima edición con Air y Slowdive

Read more >